DOMINGO XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO. 08/09/2019

08 de septiembre.

LECTURAS

1ª.: Sabiduría 9, 13 – 18

Sal 89, 3-4.5-6.12-13.14 y 17

Cartade san Pablo a Filemón 9b-10.12-17

 Lucas 14, 25 – 33.

En este domingo, la Palabra de Dios nos presenta las exigencias del seguidor de Jesús. Los deberes del discípulo se apoyan en la experiencia de encuentro con el Señor y en la relación intensa con Él. Sin estas, difícilmente podremos estar a la altura de la vocación a la que hemos sido convocados: estar con Jesús y anunciar su mensaje. Para hacerlo posible es necesario posponer todo, cargar con la propia cruz y renunciar a las seguridades en las que tantas veces ponemos nuestra esperanza.

Las palabras de Jesús son muy claras y nos resultan muy duras y radicales. ¿Podemos vivir sin seguridades? ¿Qué significa que tenemos que renunciar a todo? Jesucristo nos invita a vivir libres de las ataduras que nos impiden seguirlo y a comprometernos con su mensaje. Él nos recuerda que no hay mayor seguridad que la confianza en Dios. Esta es la experiencia de mayor libertad, puesto que toda nuestra vida pasa a estar iluminada y orientada por su voluntad.

María, la madre del Señor y su primera discípula, vivió la confianza de la fe y el riesgo de seguirlo. Ella fue la primera que renunció a todas las seguridades y puso toda su confianza en Dios. Supo comprender su voluntad y le dijo que sí, asumiendo un futuro incierto. Sin embargo, no lo dudó, se fio de Dios y recorrió el camino de la fe en el que se unen la seguridad de Dios y la certeza de la cruz. Que su ejemplo y su intercesión nos ayuden a nosotros a seguir los pasos de Jesús.

¿Te ha gustado este contenido?

Aún no hay votos. ¡Sé el primero en votar!

Siento mucho que no te haya gustado.

Let us improve this post!


Comparte este contenido:

Deja una respuesta